ES O SE HACE...LA INGENIERA


NOTA DE SEMANARIO:


************************************************************************************
En los ´70 Alfano saltó a la tapa de las revistas como “la modelo inteligente”. Ahora, la diva “olvidó” en qué año se supone que se graduó.


“Creo que el título lo tiene mi mamá, no se dónde lo tengo...”, dijo a Semanario



En su historia hay piquitos, desnudos y polémicas varias pero a la hora de sacarse una foto con el título que dice tener, Grace se excusó: “Tengo perfil bajo, mi amor”.
************************************************************************************
Alfano dice que es ingeniera pero Semanario descubrió que la facultad lo desmiente


Graciela asegura tener el título de ingeniera civil pero no quiere mostrarlo... ¿La Blumberg del espectáculo?.
“Graciela Alfano no figura en nuestros registros como egresada de esta casa”.

La contundente frase sale de la boca de una importante autoridad de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires y parece no dejar lugar a dudas.

El hombre que revisó los archivos universitarios no puede decir su nombre por una razón jurídica. La ley 25.326 (llamada Habeas Data) protege los datos personales que figuran en los archivos de Ingeniería para “garantizar el derecho al honor y la intimidad de las personas”. La autoridad que habla en off the record contradice a la actriz, vedette y jurado de “Bailando por un Sueño” a la que Marcelo Tinelli llamó varias veces “ingeniera” (aunque, convengamos, la “profesión” de jurado no requiere título habilitante).

Semanario estaba preparando una nota sobre “famosos universitarios” cuando decidió comunicarse con una de las máximas divas de nuestro país.

En una entrevista telefónica que duró veintisiete minutos y que fue grabada, Alfano dijo: “Estoy orgullosa de muchos logros que he tenido. El haber podido criar a mis hijos, haberlos mantenido en momentos de mi vida que no me ayudaban mis papás. El haber hecho una carrera con dignidad, el tener un pueblo que me adora y haberme recibido de ingeniera.”

Sin embargo, las voces que la contradicen se multiplican. Según la agrupación estudiantil El Gradiente, “estudió en nuestra honorable casa de estudios pero lamentablemente no llegó a obtener el titulo”. Si bien ella reconoce haberse alejado un tiempo del estudio, asegura haber alcanzado el diploma después de 1985.

Lamentablemente, la despampanante rubia que en 1976 posaba para la tapa de una revista en la escalinata de su facultad, hoy no recuerda el año en el que dice haberse recibido. Quien supo lidiar con materias como análisis matemático, termodinamia y física cuántica, hoy afirma: “De fechas no me acuerdo.”

Sin embargo, la falta de memoria no abarca los recuerdos de su vida familiar. La ex esposa de Enrique Capozzolo y madre orgullosa retomó la facultad cuando estaba esperando su tercer hijo. “Yo embarazada comía mucho, entonces dije: ´me voy a poner a estudiar así hago algo porque estoy todo el día morfando´”, lanza entre risas la jurado que criticó al soñador de Celina Rucci por tener “pancita”. Graciela revela que en su primer embarazo engordó 30 kilos y en el segundo, 32 (casi los picos de ráting de Tinelli). Pero esas cifras quedaron en el pasado porque con 55 años, a la mujer más deseada por tres generaciones de argentinos se la ve flaca, tonificada y tan espléndida como cuando todos se daban vuelta para mirarla subir las escaleras de la facultad. “No fue alumna mía pero le tomé un examen final en segundo año”, recuerda un ingeniero de 64 años que fue ayudante de Física y que prefiere mantener su identidad en reserva. “No me di cuenta de que era ella porque estaba muy tapada, con anteojitos y vestida de negro.

Caí cuando abrí la libreta para ponerle la nota. Leí ´Graciela Alfano´ y me quedé helado. Dije: ´Ah, mirá quién es...´ No tengo idea si finalizó la carrera pero me consta que esa materia la recursó y la aprobó”, cuenta.

Según ese ex ayudante de física, el comentario de los docentes de aquella época era que Alfano tenía un arrastre impresionante. La propia vedette confirma esa parte de la historia: “Yo tenía un profesor de Física 1, el ingeniero (Emilio) Signorini al que le encantaban las mujeres. Cuando íbamos a dar examen, mis compañeros me decían: ´rubia, ponete la minifalda así el ingeniero te mira las piernas y nosotros nos podemos copiar un poquito´”. La semana pasada, uno de los coach en del Bailando la definió como “un glamour con tacos” pero, revisando su historia académica, “Grace” se autodenomina “una traga”.

En la UBA, universidad que le dio al país cinco premios Nobel, la modelo nunca necesitó copiarse. “Estaba siempre en los 50 primeros promedios de la facultad, lo cual es bastante notorio porque había poquísimas mujeres,” concluye la estrella que más de una vez llegó a la facultad en el colectivo 60. “No tenía la sensación de que era menos que ningún varón ni que tuviera que usar mi sexo para rendir ningún examen. Yo era inteligente”, subraya sin titubear. Si bien recibió ofertas (le ofrecieron trabajar en un tramo del puente que uniría Buenos Aires-Colonia), nunca tuvo la intención de trabajar en ese ámbito. Su vocación la tiraba al mundo del espectáculo y el récord cinematográfico que alcanzó en 1979 demuestra que no se equivocó. Aquel año, la pantalla grande estrenó seis de las veinte películas en las que participó. Entre ellas estaban la cómica “Custodio de Señoras” (con Jorge Porcel) y “La Nona” (con Pepe Soriano y Juan Carlos Altavista), filme con el que se consagró ante la crítica. Dirigida por Hugo Moser, Enrique Carreras y Hugo Sofovich, actuó con grandes como Tato Bores y Alberto Olmedo. Fue justamente en cine donde se unió a su “enemiga íntima”, Moria Casán. En 1977 las dos acompañaron a Porcel en “El gordo catástrofe”.

Nadie imaginó que treinta años más tarde iban a ser dos de las cuatro divas del espectáculo argentino (las otras dos son Susana Giménez y Mirtha Legrand) y, mucho menos, que su relación de amor-odio tendría como ícono piquitos al mejor estilo Maradona-Caniggia. En teatro, Graciela llegó a trabajar con Nito Artaza, ex socio teatral de Moria. Justamente de las tablas proviene un filoso testimonio.

Una importante persona de su entorno desliza con suspicacia: “Corazón, en el ambiente todos sabemos que no se recibió de ingeniera civil hidráulica como ella dice...”La actual pareja de Matías Alé está convencida de que haber alcanzado una formación universitaria le simplificó, entre otras cosas, la memorización de los libretos de películas, tiras de TV y obras de teatro en las que trabajó. “Soy muy humilde en lo intelectual”, acota. “Yo hablo inglés corridamente, francés corridamente, italiano, portugués... Ahora me critican por hablar inglés (en el Bailando) pero me parece que la formación tiene que verse en lo que uno hace.” Amparada en esa humildad, Graciela se excusa de distintas maneras cuando Semanario le propone posar para una foto con su diploma. Así afloran frases como “basta de exhibir cosas como si uno necesitara la exhibición de un título”, “tengo perfil bajo” y “sinceramente, creo que (el título) lo tiene mi mamá, no sé ni dónde lo tengo”.

En la página web de la Facultad de Ingeniería de la UBA puede leerse que uno de los valores de esa institución es “el respeto a la verdad, la palabra empeñada y la asunción de la responsabilidad en los actos propios.”

En el país donde afloraron bochornos como el “ingeniero” Juan Carlos Blumberg y el “licenciado” Jorge Telerman (sin olvidar a la célebre “doctora” Giselle Rímolo), no pudimos dejar de hacer propio el refrán que sugiere “piensa mal y acertarás”.

Así, la nota de color que empezó buscando a famosos universitarios, encontró a una Alfano “desmemoriada” y esquiva que despierta más dudas que certezas. Ahora está en ella despejar las dudas o corroborar lo que parece una certeza. ¿Es ingeniera?


Mariana Comolli

Fotos: CEDOC Perfil y gentileza Ideas del Sur

3 comentarios:

Anónimo dijo...

PARA ESTUDIAR ESE TIPO DE CARRERAS HAY QUE TENER MUCHA CABEZA Y GRACIELA ES HUECA,NO CREO QUE SE HAYA RECIBIDO LO DUDO.

clarita dijo...

graciela alfano ingeniera ¿?,no le creo ni aunque muestre el título

Anys dijo...

Alfano no es ingeniera. Solo basta con escucharla y verla. Además los archivos de la UBA NO MIENTEN. Una mujer como esa no tiene madera para estudiar tal carrera. Por otra parte, cualquiera puede decir que piso la facultad y que fue estudiante universitario. Solo basta con llevar un cuaderno y un lápiz para calentar la silla, total, no van a llegar a nada. Solo es para jactarse de "estudiante". Alfano es una de esas personas. Por supuesto que piso la facultad, para hacer nada, para fracasar y después mentir (lo peor de todo. Mentirse a uno mismo). ES UNA FRACASADA y mentirosa.

Necesitas buscar algo...hacelo acá:

Google